Partner im RedaktionsNetzwerk Deutschland
Escucha {param} en la aplicación
Escucha PROGRAMA ESPECIAL en la aplicación
(3.247)(171.489)
Favoritos
Despertador
Sleep timer
Favoritos
Despertador
Sleep timer

PROGRAMA ESPECIAL

Podcast PROGRAMA ESPECIAL
Podcast PROGRAMA ESPECIAL

PROGRAMA ESPECIAL

Guardar
La redacción de RFI en Español se moviliza para una cobertura especial de las noticias más candentes.
La redacción de RFI en Español se moviliza para una cobertura especial de las noticias más candentes.

Episodios disponibles

0 de 23
  • Las presidenciales dejan en evidencia una Francia partida en tres
    Emmanuel Macron revalida con casi el 59% de los votos y continuará en el Palacio del Elíseo cinco años más. Gana con un frente republicano contra la extrema derecha más fragilizado. Marine Le Pen consigue su mejor marca, el 41%. Mélenchon, el tercer hombre de estas elecciones, llama a un frente unido de la izquierda para ganar en las legislativas de junio.  Los analistas coinciden en que se ha evitado lo peor. La ultraderecha no ha llegado al poder en Francia, pero ¿hasta cuándo? Recordemos que en 2002, su padre Jean-Marie Le Pen consiguió el 17,79% contra Jacques Chirac. Marine Le Pen se hizo con el 33% contra Macron en 2017 y ahora ya está en el 41% en esta segunda vuelta. ¿Eso quiere decir que el 41% de los electores franceses es racista y está en contra de los extranjeros?  "Evidentemente no se puede sacar esa conclusión, la realidad es que en los hechos votan por una candidatura de extrema derecha, hay una radicalización por parte de la sociedad francesa. Eso es una realidad, pero no está fomentada únicamente por el tema de la inmigración. Lo que permite su progreso es la fuerte demanda que hay sobre el poder adquisitivo, en materia social, a las cuales Macron no ha respondido en su primer mandato", explica Federico Vacas, director adjunto del departamento político y de opinión de la encuestadora Ipsos, quién además asgura que si en este próximo mandato Macron no se ocupa de estos asuntos, la extrema derecha va a progresar aún más.  Si contamos la abstención, más del 28% de los inscritos - la tasa más alta desde 1969 - y los votos nulos y blancos, a Macron le ha votado el 38% del cuerpo electoral total. Un apoyo entonces, debilitado, que plantea dudas sobre la gobernabilidad en este quinquenio, sobre todo porque los franceses vuelven a votar en menos de dos meses. Próxima parada: elecciones legislativas Y es que todas las miradas están puestas en las elecciones legislativas del 12 y 19 de junio, donde claramente hay tres bloques que se van a enfrentar y que son el fruto de una nueva configuración política en Francia: el bloque liberal de centro derecha con Emmanuel Macron, la extrema derecha con Marine Le Pen y la izquierda con Jean-Luc Mélenchon, quien recordemos se quedó a las puertas de disputar la segunda vuelta al conseguir casi el 22% de los votos en la primera. Los Verdes y el Partido Comunista ya están negociando con Mélenchon. El Partido Socialista, aunque esté más dividido sobre la cuestión, aprobó la semana pasada en su Consejo Nacional, una especie de parlamento interno, negociar con las demás fuerzas de izquierda. Algo que no hicieron en las presidenciales, el error que les privó de estar en la segunda vuelta. "Todo es posible porque el espectro político se está recomponiendo. Tenemos tres bloques al mismo nivel, casi, en las presidenciales. Más aún porque el sistema electoral francés de las legislativas te permite que tres, incluso cuatro candidatos lleguen a la segunda vuelta. Puede haber triangulaciones. Eso permite que una tercera fuerza tenga más oportunidades", analiza el politólogo francés Pierre Lebret.  ► Escuche nuestro programa especial con los invitados:   Pierre Lebret, politólogo y ex consejero del gobierno chileno de Michelle Bachelet entre el 2014 y el 2018 Federico Vacas, director adjunto del departamento político y de opinión de la encuestadora Ipsos Francia.
    4/25/2022
    16:34
  • Debate presidencial: la arrogancia de Macron y la inconsistencia de Le Pen
    Durante tres horas de debate, los dos candidatos se aguijonearon cortésmente. Macron no mencionó el término "extrema derecha". Le Pen se convirtió en la salvadora del pueblo. Ninguno propuso alza de salarios para enfrentar la disparada de precios, preocupación central de electores franceses.     "Usted es una climaescéptica. No, Usted es un climahipócrita". Estas frases fueron uno de los rifirrafes entre el presidente candidato y la líder de extrema derecha durante casi tres horas de debate en el que Emmanuel Macron y Marine le Pen se enfrentaron cortésmente y con argumentos más técnicos que políticos. Haciendo un balance cuasi perfecto de su quinquenio, el presidente saliente borró el descontento social que crece en el país y se mostró como el candidato de la "Francia que va bien". Con propuestas difusas y mal fundadas, Marine Le Pen buscó presentarse como la redentora del pueblo francés que sufre la fractura social. Tras el debate, la prensa francesa habla de la arrogancia de Macron contra la inconsistencia de Le Pen Luego del debate que los enfrentó en 2017 y al que la misma Marine Le Pen califica de “fracaso”, la lupa estaba puesta en el empeño de la candidata de extrema derecha  por alcanzar la talla presidencial, mientras Emmanuel Macron se esforzaba por borrar su imagen de hombre soberbio que muchos le reprochan En el debate televisado del miércoles en la noche, Macron salió a la palestra con una imagen de presidente asentado en sus funciones, seguro de sí mismo y conocedor de los temas evocados al dedillo. Sin embargo, el lenguaje gestual le devolvió una imagen arrogante que lo ha caracterizado durante su quinquenio: brazos cruzados, mentón apoyado entre las manos. Gestos que delataban un cierto desdén ante una candidata titubeante o perdida entre las cifras. Como un viejo profesor frente a una alumna más bien atrasada, Macron se puso en una posición de superioridad técnica y, de cierta forma, moral. A la defensiva e incluso pasiva ante los ataques de su rival, la candidata de la extrema derecha mostró una imagen muy distinta a la mujer agresiva y frívola del debate presidencial de 2017. Marine Le Pen titubeó, especialmente en los temas económicos. Abogada de formación, se vio desestabilizada por los tecnicismos de Macron, un ex banquero y ministro de Economía que maneja las cifras con destreza. Al verse ahogada en el terreno técnico, Marine Le Pen apostó por presentarse como la candidata del pueblo, anti élites, en contraste con el tecnócrata Macron representante de las "Starts-ups". La candidata de ultra derecha replicó con contundencia a Macron cuando la calificó de pro rusa y de climatoescéptica. Pero jamás rebasó los límites de la cortesía. "Nos portamos mejor" concluyó Le Pen al término del debate, dejando de lado sus tradicionales arengas. La banalidad del mal Los dos candidatos se empeñaron por mostrarse corteses y respetuosos de su adversario. En algunas ocasiones no lo lograron. Pero solo hasta el final, Macron se atrevió a abordar el peligro que representa su adversaria si accede al poder. Sin mencionar el concepto "extrema derecha" ni aventurarse a denunciar las condenas por corrupción que pesan sobre el partido de Le Pen, el presidente habló de desacuerdos sinceros pero respetables con Marine Le Pen. Para Federico Vacas, director adjunto del departamento de política de la encuestadora IPSOS, la omisión de Macron al hecho en que su rival es la candidata de la extrema derecha puede ser una mala jugada electoral. "No hay que olvidarse que el principal electorado disponible es el de la izquierda en su conjunto de Melénchon que representó en la primera vuelta el 30% de los votos y puede ser definitorio en la segunda. Esta omisión de Macron puede desmovilizar el voto a su favor de ese electorado de izquierda especialmente sensible a este tipo de argumentos".    En un país que desde hace dos décadas hace frente en las urnas para impedir el triunfo de la extrema derecha, el hecho de que Macron normalice la candidatura de Marine Le Pen "contribuye a un proceso de banalización de Marine Le Pen, de su partido y de la extrema derecha en general" afirma Vacas.      Ucrania, inflación, velo islámico "Cuando usted habla de Rusia, no habla de un dirigente, habla de su propio banquero. Ese es el problema." Con esta frase Macron noqueó a su adversaria cuando debatían sobre el tema internacional que, prácticamente, se redujo a la guerra Rusia -Ucrania. El presidente saliente le sacó los trapos al sol a Marine Le Pen recordando que el 2015 ella “solicitó un préstamo a un banco ruso, la First Check Russian Bank, cercana al Kremlin. Luego armó una trama, todos lo sabemos, con otros actores que han estado involucrados en la guerra en Siria”. La candidata de la extrema derecha no pudo defender la sentencia de Macron: “usted depende del poder ruso y de Vladimir Putin". En el fondo del debate, las diferencias sobre este conflicto no fueron sustanciales. Macron expuso las medidas tomadas por su gobierno, como las sanciones y la entrega de armas y financiación a Ucrania, y Le Pen dijo estar de acuerdo con la mayoría de decisiones tomadas a este respecto por el presidente saliente, denunciando una "agresión del pueblo ucraniano inadmisible”. Macron criticó también que Le Pen fuera en 2014 una de las primeras políticas europeas en reconocer la anexión a Rusia de la región ucraniana de Crimea. A lo que la candidata de extrema derecha respondió acusando de hipocresía de Macron por haber recibido con gran pompa a Vladimir Putin en Francia en varias ocasiones durante su quinquenio. Tras este choque, los finalistas de la elección presidencial hablaron de política europea, un segmento en el que Le Pen dijo querer reformar, sin decir cómo, la Unión Europea y Macron defendió su oposición al acuerdo de libre comercio Mercosur- Unión Europea, para privilegiar las reglas europeas en materia agrícola y la defensa de los acuerdos de Paris en favor del medio ambiente. El poder adquisitivo sin alza de salarios El bolsillo de los franceses abrió la discusión. Es la preocupación principal de los franceses y Marine Le Pen hizo del combate a la inflación su bandera. Pero durante el debate, la candidata de la ultraderecha se limitó a un catálogo de medidas paliativas. Le Pen reprochó a Macron su proyecto abortado de instaurar un impuesto ecológico a los combustibles y le recordó que fue esa medida la que desató la crisis de los “chalecos amarillos” en 2019. "Propongo reducir de manera duradera el IVA a la energía. Es un bien de primera necesidad. Lo reduciré al carburante, el gas, la luz y el gasóleo. Son 12 mil millones de euros que devolveré a los franceses. Mi prioridad es restituir a los franceses su dinero. El conjunto de medidas permitirá devolverles en promedio entre 150 y 200 euros por mes y por hogar”, dijo Le Pen. Macron, por su parte, defendió el balance de su quinquenio, marcado por una reducción notable de la curva del desempleo, cifras que Marine Le Pen relativizó. El presidente candidato criticó luego sus propuestas: "Asumo que mantendré una barrera para los precios de la energía. Consiste en bloquear las tarifas de la luz y del gas. Es dos veces más eficaz que la reducción del IVA. Asumo no subsidiar el gas el petróleo, prefiero gastar el dinero público para ayudar a los hogares a renovar su aislamiento térmico y salir de las energías fósiles". El debate sobre cómo mejorar el poder adquisitivo se transformó luego en una batalla de cifras confusas sin visión a largo plazo. Ninguno de los dos propuso un aumento de los sueldos ni una política impositiva más progresiva y menos una reflexión sobre el modelo económico francés. Laicidad: el choque de dos visiones El tono subió también entre los dos candidatos cuando se abordó el tema de la laicidad. Con su retórica habitual, Le Pen mezcló inmigración, islam, islamismo e inseguridad. E insistió en una de sus medidas más controvertidas: quiere prohibir el velo islámico no solo en las escuelas como es el caso actualmente, sino también en las calles. "Pienso que el velo islámico es un uniforme impuesto por los islamistas. Considero que una gran parte de las muchachas que lo llevan no tienen otra opción que ponérselo, aunque no lo digan. Las que no lo llevan dicen que están aisladas. Esta situación es inadmisible en nuestro país”, justificó. “Esto desataría una guerra civil en los barrios populares”, replicó Macron, partidario de una laicidad más abierta. "La laicidad no consiste en combatir una religión. Conmigo no habrá ninguna prohibición del velo islámico ni de la kipá en el espacio público. Si usted entra en esta lógica, señora Le Pen, tendría que prohibir todos los signos religiosos en el espacio público y no solo el velo. Francia, la patria de la Ilustración, del universalismo, sería el primer país del mundo en prohibir los signos religiosos en el espacio público”, advirtió el presidente de liberal. Fuera de este cruce de palabras, los candidatos estuvieron de acuerdo en cerrar las mezquitas radicales. Ni Macron ni Le Pen entraron en un debate de fondo sobre la política migratoria. Aunque Marine Le Pen propone medidas anti inmigración y de discriminación contra los extranjeros que muchos juristas juzgan anticonstitucionales. Pero Macron evitó retarla en este aspecto.
    4/21/2022
    16:06
  • Elecciones en Francia: ¿'déjà vu' o renovación política?
    El candidato a su reelección Emmanuel Macron sale victorioso de la primera vuelta presidencial el domingo en Francia, con el 27,8% de los votos. Su duelo será de nuevo con la ultraderechista Marine Le Pen, quien recogió el 23,1%. El paisaje político, con sabor a déjà vu, se convirtió más bien en un cementerio político para los partidos tradicionales franceses. Marine Le Pen (23,1%) versus Emmanuel Macron (27,8%). Con los comicios de este domingo 10 de avril se repite el combate de 2017. Esta vez, el presidente y la candidata superaron incluso sus resultados de hace cinco años. Junto al izquierdista Jean-Luc Mélenchon, en tercer lugar con un resultado del 22%, dejan muy atrás a las formaciones que durante años gobernaron en Francia. Macron optó por una campaña en formato light, algo que justificó por guerra en Ucrania. ¿Qué lo favoreció en esta elección? "El contexto tiene mucha influencia: la guerra en Ucrania o el efecto pandemia. Tampoco hubo casi campaña porque hubo pocos debates. Eso le permitió a Macron tener cierta hegemonía en la centro derecha. En paralelo se le dificultó a la izquierda disputarle esa hegemonía", explica Franck Gaudichaud, politólogo de la Universidad Jean Jaurès de Toulouse. En la otra esquina está, por segunda vez consecutiva, Marine Le Pen, la cara de Reagrupación Nacional (RN), la formación de extrema derecha. La candidata le sacó provecho a la presencia de otro candidato más del lado de la ultraderecha, como lo explica Gaudichaud. "El espacio político en Francia se desplaza hacia la derecha, en particular hacia el populismo. El periodista y candidato Eric Zemmour (7%) entró en el espacio político histórico de Marine Le Pen, por lo que en esta elección se alzó un bloque del 30% de extrema derecha", apunta el politólogo. Frente a la radicalidad de Zemmour, la campaña de Le Pen la colocó en una posición percibida como más moderada. "La extrema derecha tiene en la vista puesta en un aumento de sus diputados en las elecciones legislativas de junio", agrega.  Ante la gran incógnita de la segunda vuelta, algo que sí se confirma es la extinción de los dinosaurios políticos franceses. Empezando por la familia de derecha que ha gobernado en Francia desde De Gaulle hasta Sarkozy y que ahora se llama Los Republicanos. Su candidata Valérie Pécresse no logró recoger si quiera el 5% necesario para poder rembolzar sus gastos de campaña. El partido socialista por su parte obtuvo su mínimo histórico. "Voto útil" Ante la division de la izquierda, la mayoría de los franceses progresistas decidieron apostarle al candidato Jean-Luc Mélenchon (22%), fundador del movimiento la Francia Insumisa. Una de las lecciones que dejaron los comicios fue la importancia de los sondeos y de lo que en Francia llaman "el voto útil".  "El electorado francés pensó de manera táctica que era mejor votar por un candidato o una candidata que tenía mayor posibilidad de pasar a la segunda vuelta", dice Gaudichaud y apunta una de las peores tasas de abstención de la historia de la quinta república, del 26%.  Los más ausentes en el voto fueron los jóvenes de los sectores más populares del país. "Ese sector solía ser un espacio histórico para las izquierdas y Mélenchon no logró movilizarlos como pensaba".  ¿Cómo logrará Macron convocar un nuevo electorado? Para la segunda vuelta, el domingo 24 de abril, la mayoría de los candidatos perdedores han llamado a votar por el presidente o al menos a no votar por la candidata de ultraderecha.  Durante cinco años de gobierno Emmanuel Macron ha hecho de Marine Le Pen su principal opositora, al mismo tiempo que ha bregado por pulverizar a los dos partidos tradicionales de Francia: la derecha (con sus múltiples nombres) y los socialistas. En ese sentido, los resultados de esta primera vuelta no son una sorpresa. Son el resultado de su quinquenio. Emmanuel Macron: Un partido único Sin volver sobre su estribillo –repetido desde 2017- sobre la catástrofe que constituye la llegada de la ultraderecha al poder, Macron prefirió tras conocerse los resultados de la primera vuelta llamar a las formaciones que conforman el abanico político francés, sin contar con la izquierda de Melénchon, a conformar una gran coalición alrededor de su figura y su proyecto. La pregunta es cómo va a lograr Macron, sin hacer concesiones ni cuestionarse, convocar en las urnas a un electorado que no ha votado por él a causa justamente de su gestión. Se trata de un electorado está representado fundamentalmente en el 22% de votos obtenido por Jean-Luc Mélenchon, quien so solo estuvo a un pelo de pasar a segunda vuelta, sino que es el candidato “eliminado ganador “ce esta primera contienda en las urnas. “Es muy probable que el nivel de transferencia de votos de Mélenchon a Macron no alcance los niveles masivos de 2017, afirma Federico Vacas, director adjunto del departamento de política de IPSOS. Para el analista existen dos razones por las que el electorado de Francia Insumisa se movilice esta vez en menor proporción que lo hizo en 2017 para derrotar a la candidata de la extrema derecha, Marine Le Pen. “Primero, hay una parte de la sociedad francesa que rechaza la gestión de Emmanuel Macron y la cuesta más votar por Macron presidente. En 2017 votaba por Macron candidato. Ahora hay cinco años de gestión de por medio”. La segunda razón que esboza Vacas es la suerte de camuflaje discursivo al que ha recurrido Marine Le Pen durante esta campaña. Marine Le Pen: referendo anti Macron Consiente del malestar que el quinquenio Macron ha generado en gran parte de la sociedad francesa, la candidata de la extrema derecha se lanza a recuperar votos para ella convirtiendo la segunda vuelta en un referendo anti Macron. Consiente también de que Jean-Luc Mélechon le pisa los  talones, Marine Le Pen le tiende la mano a los electores del candidato de la Izquierda Insumisa  electores con un discurso que hace énfasis en los ejes del trabajo y la injusticia social.   ¿Hasta dónde este electorado podría volcarse a las urnas el 24 de abril para sufragar por la extrema derecha? Para el experto Federico Vaca, Marine Le Pen va a seguir con la estrategia que tuvo en primera vuelta: moderar su discurso sobre la inmigración y la xenofobia y enfatizar el tono en el tema del poder adquisitivo que la preocupación mayor de los franceses y que le permitió a Marine Le Pen derrotar a su rival de ultraderecha Eric Zemmour este domingo. Los electores que constituyen el 22% obtenido por Mélenchon no solo representa a la izquierda. Parte de sus votantes hacen parte de esa sociedad fracturada que ha perdido movilidad social y cuya representación son los “chalecos amarillos”. Esos electores votaron por Mélenchon para frenar la posibilidad de que se repita un gobierno de Macron cuyas políticas –incluidas las de la pandemia- han contribuido asfixiarles aún más.    “Es claro que hay una parte del electorado de Jean-Luc Mélenchon que es muy popular, menos ideologizado, contestario, que protesta su inconformidad. Y es posible que una parte de ellos vote por Marine Le >pen en segunda vuelta. O que simplemente no vaya a votar. Pero también es cierto que hay una gran parte del electorado pro Mélenchon –y eso lo muestran los resultados de la primera vuelta –  que ha votado masivamente en las grandes ciudades. Se trata de un electorado de izquierda, consolidado ideológicamente y más proclive a votar por Emmanuel Macron en segundo turno para frenar a Marine Le Pen.    
    4/11/2022
    16:48
  • Medio Oriente, América latina, China: ¿Cuál será la política exterior de Biden?
    ¿Hasta dónde la administración demócrata de Biden va a revertir las políticas de Donald Trump o, en que aspectos, les dará continuidad, pero presentadas con otra narrativa? Escuche nuestra emisión especial con los expertos internacionales Mariano Aguirre, Maurizio Passariello y José Gabilondo. Edición especial, coordinada por Angélica Pérez. ►►Haga clic en el player arriba para escuchar nuestra emisión►► Erigido como el presidente de la unificación Joe Biden empieza este 20 de enero a gobernar un país muy dividido, con profundas heridas raciales y abismales brechas sociales.  Pero, además, con 400 mil muertos dejados por una pandemia que arrasa con furia al país y un millón de personas desempleadas por semana, Joe Biden debe sacar a Estados Unidos de la peor crisis que haya atravesado el país desde aquella que lo arruinó en 1930. Reconciliación La metáfora de las hondas fisuras de la democracia estadounidense fue la reciente toma del Capitolio nacional a manos de extremistas trumpistas, el día en que los legisladores confirmaban el voto electoral por Biden. Después de ello, ¿cómo pensar en una reconciliación a nivel político de la sociedad estadounidense? Respuesta con Maurizio Passarrielo, analista político cercano del partido demócrata.  Política exterior ¿Hasta dónde la administración demócrata de Biden va a revertir las políticas de Donald Trump o, en que aspectos, les dará continuidad, pero presentadas con otra narrativa? Sobre este punto, el analista de política internacional Mariano Aguirre, al micrófono de Asbel López Si algo cambio Trump en el mapa del mundo fue el reordenamiento hiperconservador de las relaciones en Medio Oriente extendido que va desde las petromonarquías del Golfo Pérsico hasta Marruecos e incluye a Sudá, estrechando las relaciones de todos estos países con Israel. Por lo pronto, el nuevo secretario de Estado nombrado por Biden declaró que no revertirá las decisiones concernientes a Jerusalén y la embajada. Y proclamó que el "compromiso" del futuro gobierno estadounidense "en favor de la seguridad de Israel" es "sacrosanto". Habrá que ver si realmente tiene interés el gobierno demócrata en recuperar el liderazgo delegado por Trump en manos de Israel y Arabia saudita. O si por el contrario, dejará intacto el nuevo orden establecido por Trump lo que le implicaría enfrentarse con Irán. Hasta el momento, Blinken ha confirmado la voluntad de Biden de que Estados Unidos regrese pronto al acuerdo de Viena sobre el nuclear iraní roto por Trump pero no se ha pronunciado sobre el levantamiento de las sanciones de EEUU que han hundido en una violenta recesión a Irán.  Relación con China Menos complejo y más pragmático puede ser el juego diplomático respecto a China, el gran enemigo y blanco de la guerra comercial de Trump. En ese sentido, el jefe de la diplomacia de Biden admitió  que Trump  "tenía razón al asumir una posición más firme ante China" .  ¿Y América Latina? Otro legado de Trump a la administración de su rival Biden es la integración de Cuba a la lista de naciones que patrocinan el terrorismo, relegando el acercamiento que hiciera Obama con el gobierno del Raúl Castro. La era Biden no marcará una gran diferencia respecto a la política de Trump hacia Venezuela. Como un "brutal dictador" calificó Antoni Blinken a Nicolás Maduro y aseguró que seguirá reconociendo a Juan Guaidó como presidente interino, así como a la Asamblea Nacional elegida en 2015  en el país suramericano. En términos comerciales, Biden heredará el Tratado México-Estados Unidos-Canadá (T-MEC), producto de la renegociación que hizo Trump del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, que estaba vigente desde inicios de siglo. El gobierno entrante ve con buenos ojos el T-MEC –que fue aprobado en el Congreso de EE. UU. con un firme apoyo tanto del Partido Republicano como del Partido Demócrata–, pues en la actualidad muchos lo consideran como el estándar a seguir. Muchos analistas esperan ver cambios en las relaciones comerciales con Cuba, que sufrieron un fuerte retroceso durante el gobierno de Trump.
    1/20/2021
    17:04
  • El trumpismo más radical pone a prueba a la democracia estadounidense
    El asalto al Capitolio este miércoles por parte de seguidores de Donald Trump dejaron imágenes realmente impactantes, como la de la bandera confederada dentro de la Cámara, policías desbordados, mobiliario destrozado y un caos sin precedentes. El presidente saliente, que se empeña en denunciar fraude, arengó a las masas para luego, este jueves, afirmar que habrá una transición política ordenada el 20 de enero, fecha en que comienza la administración del demócrata Joe Biden. En este programa especial analizamos este grave acontecimiento y sus consecuencias con Jim Cohen, politólogo y profesor estadounidense de la Universidad París 3, Sorbonne Nouvelle; y con Xavier Vilà, corresponsal de RFI en Washington. Washington en estado de emergencia "Miles de partidarios de Trump que habían venido de todo el país, de Texas, Arizona, Oregon aún siguen en la ciudad. El asalto ya ha terminado, pero estas personas todavía están en Washington. La sensación de inseguridad y de emergencia, continúa muy presente", informa Xavier Vilà. Hay trumpismo para rato "Trump está más aislado que ayer pero sigue teniendo su grupo de simpatizantes y aunque haya gente de su partido que se distancie de él, hay una tendencia ultraderechista y xenófoba dentro del partido republicano. No van a desaparecer, creo que tienen futuro", afirma Jim Cohen. Dudas sobre el operativo policial que no logró frenar el asalto "Trump convocó a esta gente hace semanas para el día 6 porque era el día que el Congreso debía certificar los grandes electores y querían una protesta. Estaban advertidos. Si además comparamos el despliegue policial de ayer con el que había para contener las manifestaciones de Black Lives Matters, es absolutamente vergonzoso. En las últimas horas, en las redes sociales, hemos visto fotos de policías facilitando el ingreso de los asaltantes a la Colina del Capitolio, retirando vallas. Hay senadores y congresistas demócratas que han pedido una investigación", explica Xavier Vilà. Grupos de extrema derecha como Proud Boys o QAnon, detrás del asalto "El mensaje en la mañana era que se iban a concentrar pacíficamente alrededor del Congreso y a medida que se acercaban fueron radicalizando su posición, con artefactos incendiarios, incluso de han localizado artefactos explosivos. La policía defiende que esta radicalización fue in crescendo, pero realmente teniendo en cuenta los precedentes que había, la convocatoria del presidente y de organizaciones de ultraderecha como los Proud Boys, los neonazis o los conspiracionistas de QAnon, esta explicación no se sostiene", cuenta Xavier Vilà. "Hay gente que lleva años organizándose como fuerza de choque de la extrema derecha. Eso no se improvisó, hay grupos que llevaban semanas preparándolo", añade Jim Cohen. Los simpatizantes de Trump no retrocederán si no se acaba la crisis económica "Hay una tendencia sectaria, el partido republicano es cada vez más blanco, es un partido que se ha convertido casi en secta etno nacionalista y creo que si no se resuelve la crisis económica y sanitaria y Biden no toma decisiones muy ambiciosas, esta tendencia se fortalecerá", analiza Jim Cohen.
    1/7/2021
    16:58

Acerca de PROGRAMA ESPECIAL

La redacción de RFI en Español se moviliza para una cobertura especial de las noticias más candentes.

Sitio web de la emisora

Escucha PROGRAMA ESPECIAL, COPE Emisión Nacional y muchas más emisoras de todo el mundo con la aplicación de radio.es

PROGRAMA ESPECIAL

PROGRAMA ESPECIAL

Descarga la aplicación gratis y escucha radio y podcast como nunca antes.

Tienda de Google PlayApp Store

PROGRAMA ESPECIAL: Radios del grupo