Partner im RedaktionsNetzwerk Deutschland
Escucha {param} en la aplicación
Escucha LA CRÓNICA CULTURAL en la aplicación
(3.247)(171.489)
Favoritos
Despertador
Sleep timer
Favoritos
Despertador
Sleep timer
Página inicialPodcastsCultura
LA CRÓNICA CULTURAL

LA CRÓNICA CULTURAL

Podcast LA CRÓNICA CULTURAL
Podcast LA CRÓNICA CULTURAL

LA CRÓNICA CULTURAL

Guardar
La crónica cultural: música, literatura, cine, artes escénicas…
La crónica cultural: música, literatura, cine, artes escénicas…

Episodios disponibles

0 de 22
  • El círculo vicioso de la violencia colombiana llega a Cannes con "La Jauría"
    El cine colombiano exhibe de nuevo las heridas de la violencia en el Festival de Cannes con "La Jauría", el primer largometraje de Andrés Ramírez Pulido, un viaje al corazón de las tinieblas. RFI conversó con él. "La Jauría" presenta a un grupo de jóvenes pandilleros a los que un educador social, Álvaro, pretender rehabilitar mediante una particular terapia de grupo, y trabajos extenuantes, en una finca abandonada. Según la enviada de RFI a Cannes, María Carolina Piña, "el largometraje filmado en Ibagué narra la historia de Eliú, un criminal adolescente que debe hacer una terapia en un centro experimental para menores. El director de esta cinta, Andrés Ramírez Pulido, presenta un lugar totalmente ficticio reservado a los varones, que mezcla trabajos manuales y terapias de grupo.   La película fue presentada en la Semana de la Crítica, que es la competencia reservada a las operas primas y que este miércoles entrega sus premios. La selva colombiana, su humedad y el calor asfixiante dan un tono claustrofóbico a la película, en lugar de abrir puertas a la esperanza. "Quise confiar mucho en la imagen, en el lenguaje cinematográfico, para poder retratar la violencia, lo sugerido", explicó Ramírez Pulido quien previamente a este primer largometraje, se había hecho conocer con dos cortos, "El Edén" y "Damiana", seleccionados y premiados en varios festivales internacionales. En todos ellos pesa la figura del padre, por su presencia nociva, o por su ausencia, que los personajes viven como una herida permanente. El personaje de Álvaro es clave en "La Jauría" para mantener la cohesión del grupo, hasta que la entrada de un nuevo joven, "El Mono", resquebraja esa supuesta unidad. "Los padres marcan la vida de los hijos, ya sea el abandono, o ya sea la violencia, o ya sea el amor o la protección", explica Ramírez Pulido. "Alvaro creo que retrata una parte de mi, de todos nosotros", medita. "Quizás en la juventud no pensamos muy bien lo que hacemos y luego, cuando crecemos, somos conscientes de lo que quisiéramos no repetir" explica este director de 32 años, padre de un niño de dos. Ramírez Pulido vive en Ibagué, una pequeña ciudad colombiana, donde la violencia es un problema crónico y donde un director de cine que empieza y que no tiene mucho dinero, pero sí todo el tiempo necesario, puede hallar diamantes en bruto. Los dos jóvenes protagonistas de "La Jauría", Eliú y "El Mono", destacan por la fuerza de su interpretación. Salen de la calle, y Ramírez Pulido solo les pidió que actuaran como eran. Pero la película también requirió semanas de ensayos, como otros tantos proyectos noveles que destacan en los certámenes paralelos de Cannes. Ramírez Pulido deja también al paisaje ocupar su espacio en la película, pero sin ahogar a los personajes. "Creo que la emoción, más allá de la imagen estética, que puede ser bella, está en los chicos. Intenté en todos los procesos, en la escritura, en el montaje, el sonido, traer una mirada nueva y saber si emocionaba y conectaba", explica.
    5/25/2022
    2:36
  • Filmar o no para Netflix, esa es la cuestión para los grandes cineastas de Cannes
    ¿El cine visto en las salas, es ya un fenómeno del pasado? Esa fue una de las preguntas que se abordó en una mesa redonda en el marco del Festival de cine de Cannes. Varios cineastas como Guillermo del Toro o Costa Gavras compartieron sus reflexiones sobre los grandes cambios que sacudieron la industria del cine en los últimos años, como la irrupción de Netflix o la crisis sanitaria. Por María Carolina Piña, enviada especial al festival de Cannes ¿Cuál es el futuro del cine después del golpe asestado por el Covid-19 a una industria que se vio paralizada a nivel mundial? ¿Cómo competir con las plataformas en línea que se multiplicaron durante largos meses y que sedujeron a cientos de millones de cinéfilos en el mundo? ¿El cine visto en las salas, es ya un fenómeno del pasado?  Esas fueron las preguntas cruciales que se abordaron en una mesa redonda organizada en el festival de Cannes. Allí se dieron cita pesos pesados del séptimo arte. El primero de ellos fue el doble ganador del Oscar, el mexicano Guillermo del Toro, quien subrayó las dificultades para los cineastas.  “Estamos en un momento en el que nos deberíamos preguntar si estamos discutiendo sobre la talla de la pantalla o la talla de las ideas. Cuando hablamos de cine, hablamos del soporte o de una propuesta estética, visual, sonora que nos transporta a lugares que ningún otro arte nos lleva. Creo que son temas sobre los que debemos reflexionar”, dijo del Toro. “Hoy en día, los que hacemos cine estamos más ocupados que nunca: todo el mundo está haciendo una serie de televisión, un comercial, un video, una película para el cine para una plataforma. Estamos produciendo más que nunca pero no estamos disfrutando más contenidos que antes, porque la oferta es enorme. Estamos todos detrás de un tren que va demasiado rápido, pero con la sensación de estar todos corriendo fuera del tren”, opinó el director de ‘El Laberinto del Fauno’ y de ‘Pinocho’. Por esta mesa redonda en Cannes se sucedieron cineastas como Claude Lellouche, Michel Hazanivicius, Gaspar Noé, Paolo Sorrentino, en momentos en los que Francia experimenta un bajón sin precedentes en la frecuentación de las salas de cine, según el Centro Nacional de la Cinematografía. El franco griego Costa Gavras estimó por ejemplo que hay un antes y un después del Covid-19. “Creo que el cine vivió un ciclo desde su invención hasta la crisis del Covid-19. Antes de la pandemia, se hizo todo, se experimentó todo. El Covid-19 inauguró una nueva era que implica quizás que encontremos otra forma de hacer cine. Estamos en esa coyuntura en la que nada sea igual que antes. No solo el cine cambió, los espectadores también. Creo que tras el Covid-19 somos todos diferentes.” “Yo soy de los que piensa que no es lo mismo ver una cinta en pantuflas en su casa, que en una sala. Y por eso, defiendo las salas. Pero las salas de cine están sufriendo un golpe muy violento. Lo que sí no ha cambiado es la necesidad de evadirnos, seguimos necesitando historia”, opinó Gavras. Todos los cineastas que vinieron a Cannes subrayaron la importancia de los festivales internacionales que siguen defendiendo la experiencia colectiva del cine.
    5/25/2022
    2:37
  • Los ultra fanáticos japoneses de la fotografía de trenes
    En Japón, los fotógrafos fanáticos del famoso sistema ferroviario, los toritetsu, son a menudo inofensivos, pero el comportamiento de un pequeño grupo de ellos deja a veces mucho que desear, por lo que una empresa de ferrocarriles deicidó poner cartas en el asunto. Cada día en las vías de los ferrocarriles de todo Japón, es posible ver decenas de trenes que con el fin de atraer más pasajeros, y al mismo tiempo hacer el viaje más llevadero para todos, embellecen sus diseños, cambian los colores o lanzan vagones novedosos. Pero esa gran variedad ha originado un colectivo de jóvenes fotógrafos cuya osadía para lograr el mejor ángulo no conoce límites. Y en ocasiones, arriesgan sus vidas por una buena toma.     Se llaman los toritetsu o fotógrafos de ferrocarriles y se pueden ver apostados en curvas, escondidos detrás de árboles, o encaramados en escaleras. Siempre buscando una posición privilegiada para fotografiar una locomotora que tal vez cruza por última vez antes de ser retirada de la circulación. Cuando un lugar se hace famoso por propiciar un encuadre espectacular, los toritetsu llegan por decenas y no dudan en gritar, regañar y, en algunos casos agredir, a quien se pasa delante y daña la fotografía diáfana del tren solitario cruzando el pintoresco paisaje. 100 mil aficionados Según Yusuke Yamamoto, empleado de la empresa de ferrocarriles JR Higashi Nihon, los toritesu se convirtieron en un problema grave cuando se metieron en la vía de la línea Chuo de Tokio y obligaron a parar el tren. Tuvo que intervenir la policía.  Explica que su empresa decidió poner cartas en el asunto y el año pasado creó un club llamado “Toritetsu Community” para que los miles de toritetsu se inscribieran y pudieran ser controlados. De momento, sólo se han inscrito unos 700. Pero, según Yamamoto, en todo Japón se estima que hay unos 100 mil aficionados a la fotografía de trenes. Las clases de fotografía, el acceso a lugares especiales y la promesa de usar sus fotos en publicidad de la empresa y en las redes sociales, son algunas de las medidas para controlar este colectivo, que confirma la percepción de que cuando los japoneses eligen un pasatiempo, son capaces de llevarlo a extremos insospechados que muestran la inusual faceta de un país habitualmente seguro y silencioso.
    5/10/2022
    2:46
  • Muere Jacques Perrin, figura emblemática del cine francés
    El mundo del cine francés llora hoy a una de sus figuras más emblemáticas y queridas: Jacques Perrin falleció ayer en París, a los 80 años de edad, dejando una huella profunda como actor, productor y defensor infatigable del medioambiente. Jacques Perrin fue de esas estrellas accesibles, populares, discretas, que vivieron y envejecieron en la pantalla grande. Joven actor con cara de ángel, se dejó ver en los zapatos del Príncipe Rojo de “Peau d’âne” (1970), junto a Catherine Deneuve, o en el rol del nostálgico Maxence, quien busca su ideal femenino, en el musical “Las señoritas de Rochefort” (1967). Jacques Perrin nació el 13 de julio de 1941 en París, y actuó en más de 70 largometrajes, desde “La chica con la maleta” de Valerio Zurlini, en la que actuó junto a Claudia Cardinale. También se dedicó a la producción de cintas de ficción, entre los cuales están “Z” de Costa-Gavras (1968), o “Los coristas” (2004) de su sobrino Christophe Barratier. Fiel defensor de la naturaleza, su nombre traspasó las fronteras con documentales como “Nómadas del viento” (2001), sobre las aves migratorias del mundo, y “Océanos” (2010), cinta que le valió el premio César al mejor documental. Jacques Perrin escribió algunas de las páginas más emotivas del cine, en especial una: la escena final de la legendaria “Cinema Paradiso” de Giuseppe Tornatore, en la que el personaje de Salvatore di Vitta, disfruta en la oscuridad de una sala de cine, el montaje con todas las escenas de amor y besos que había tenido que censurar su amigo Alfredo por orden del sacerdote del pueblo. Jacques Perrin murió el jueves en París, a los 80 años de edad, lo que desencadenó una lluvia de elogios del mundo cultural.
    4/22/2022
    1:22
  • Kioto celebra lo mejor de la creación fotográfica mundial
    Kioto celebra este año el décimo aniversario de Kyotographie, uno de los festivales de fotografía más importantes del mundo. Los museos, galerías y hasta templos de la capital cultural de Japón fueron invadidos por las imágenes fotográficas. Entre las propuestas visuales más innovadoras figuran las producciones de la española Isabel Muñoz. En la exposición Kyotographie se pueden apreciar los trabajos de leyendas de la fotografía del siglo pasado, como Irvin Penn o Guy Bordain conviviendo a las propuestas de jóvenes fotógrafas japonesas que promueven causas sociales, como dejar de estigmatizar a las mujeres que han perdido parte de sus pechos por una mastectomía. Kyotographie es ya una referencia mundial. Su creadora es la francesa Lucille Reyboz quien junto a su marido japonés, Yusuke Nakanishi, llegó a Tokio en 2011 y se encontró con una escena underground tan intensa como poco conocida. Según ella, esta escena está muy viva en Kioto. “Esta gran brecha entre la tradición y la innovación fue, por supuesto, una fuente de inspiración para Kyotographie”, afirma. Este año, una de las propuestas visuales más innovadoras son las fotografías trenzadas con hilos de seda de la española Isabel Muñoz. “Llevo más de 50 años investigando sobre estas técnicas. De formas de contar la platinotipia (antiguo procedimiento fotográfico que obtiene copias monocromas por contacto en materiales sensibilizados con sales de platino y hierro), la platinotipia en color, el vídeo”, asegura la fotógrafa de 71 años que lleva repetidos viajes a Japón. Explica que en 2017 le propusieron hacer fotos tejidas en un telar de Kioto con casi trescientos años de antigüedad y que le pareció una idea maravillosa. Isabel Muñoz presenta además fotos del bailarín Min Tanaka, premiado septuagenario cuya danza se resiste a las etiquetas. “Esta exposición es la primera vez y la última vez que se va a ver. Es más un trabajo sobre el alma del ser humano” dice la fotógrafa y enfatiza que la danza de Min Tanaka no tiene nombre. El trabajo de Isabel Muñoz aspira también a ser un tributo a las semejanzas de Japón con el mundo Mediterráneo. Confiesa sentir una gran emoción por “la conexión que tiene Japón con su tradición, esa parte espiritual que está tan unida a los latinos esa pasión esa forma de sentir del pueblo japonés”.   Kyotographie estará abierta hasta el 8 de mayo. Hasta entonces la antigua capital seguirá vestida de fotos.
    4/12/2022
    2:25

Acerca de LA CRÓNICA CULTURAL

"La crónica cultural": música, literatura, cine, artes escénicas… La redacción de RFI les presenta una selección cultural cotidiana, con especial énfasis en las grandes exposiciones de los museos parisinos y el cine latino independiente.

Sitio web de la emisora

Escucha LA CRÓNICA CULTURAL, COPE Emisión Nacional y muchas más emisoras de todo el mundo con la aplicación de radio.es

LA CRÓNICA CULTURAL

LA CRÓNICA CULTURAL

Descarga la aplicación gratis y escucha radio y podcast como nunca antes.

Tienda de Google PlayApp Store

LA CRÓNICA CULTURAL: Radios del grupo